NUESTRA HISTORIA “BERGDVNVM- BERGIDVM-CACABELOS”

La primera vez que aparece Bergido en un escrito, es en el 300 d.C, en El Itinerario Antoniano, del emperador Caracalla, y se describe como la ciudad que une la Vía Augusta : Este Asturica Augusta – Oeste Lucus Augusta ,y la Vía Nova: hacia el Sur Braccara capitales estas de los conventos jurídicos del noroeste peninsular.
En el Bajo Imperio bajo el convento jurídico de Asturica, Bergido fue reconocida como república o municipuim independiente según una lápida encontrada en Tarragona dedicada a Cayo Valerio Arabino y que dice:
C. VALERIO ARABINO FLAMINI E BERGIDO. OMNIB. HONOR. IN REP. SVA FVNCTO SACERDOTI ROMAE ET AVG. P. H. OB CVRAM TABULARII CENSVALIS FIDELITER ADMINIST. STATVA INTER FLAMINALES VIROS POSITA EXORNANDVM VNIVERS. CENSVE…………..E.
Cayo Valerio Arabino Flamen y Sacerdote, natural de la tierra del Bierzo, y que allí en su república había tenido todos los cargos y dignidades que había, habiendo sido también Sacerdote en Roma, y sacerdote Augustal por toda la Hispania Citerior. Y esta estatua se le dio por el cuidado y fidelidad con que trató el cargo que aquí tuvo de los libros de las matrículas y padrones públicos que para los tributos se hacían.

Además de esta clara referencia a Bergido, en el Castro de la Ventosa se encontró una lápida (hoy en el Museo de León), en la que se nombra a Comodo II y Martio Vero II (179 D.C) como cónsules de la ciudad de Bergido.
También otra lápida fechada en en 224 d.C, nombra el año de los cónsules Iuliano II y Crispino.

La historia conocida de Bergidum, ya que hay mucho por desenterrar todavía, se remonta a la vida prerromana de Castro Ventosa, los fundadores celtas conocían a esta fortaleza como Bergdunum; Ciudad fortificada (Berg -alto y Dunum-fortaleza).
El pueblo Astur, que encontraron los romanos, poseía una cultura que corresponde con el modelo del noroeste peninsular de la Edad del Hierro, con asentamientos castreños y economía autosuficiente, y una organización política y social fragmentada. Además de las dificultades del terreno hacían a este pueblo muy costoso de doblegar para el Imperio Romano.

Comienza la época romana con las guerras Cántabro-Astures (29 – 19 a.C) dirigidas por Cayo Julio César Augusto, más conocido como Augusto, primer emperador romano, el de reinado más prolongado en la historia de roma, 44 años y sucesor de su tío abuelo Julio César.
La toma del Castro Astur, en el 26 a.C, marca el final de la campaña militar romana , pasando a incorporar estas nuevas tierras a la Provincia Transduriana, las crónicas al respecto de Floro y Osorio cuentan como la ciudad de Bergido fue sometida por hambre y sus habitantes huyeron a los montes Vindicus.
La muralla de Bergidum es de época Bajo Imperial Romana, tiene una longitud de 1.136 m, y cuenta con 15 torreones de planta semicircular, de arquitectura tardorromana. Las puertas de acceso están orientadas al Este, la Puerta del Sol y al Oeste, la Puerta del Viento. Esta situación situarían las calzadillas en dirección a las Vías Augustas y Vía Nova.
A partir de esta toma el Castro ha seguido usándose como vivienda fortificada, y no es hasta la época Julio Claudia, concretamente de Claudio y Vitelio, cuando aparecen los primeros restos en la Edrada, villae.
El yacimiento de la Edrada saca a la luz una calle con orientación este-oeste y restos arquitectónicos relacionados con la vida doméstica principalmente, destacando una importante red de colectores altoimperiales destinados a la evacuación de las aguas residuales tanto domésticas como del edificio termal próximo.
Los restos encontrados son de época Bajo Imperial, Visigoda, Pleno y Bajo Medieval Cristiana. Las monedas encontradas son: áureos de Augusto, grandes bronces de Tiberio, denarios de trajano, Septimio Severo y folis tardorromanos, por lo que se cree que su ocupación corresponde con mediados del siglo I al V....